skip to Main Content

JURISPRUDENCIA SOBRE NACIONALIDAD POR RESIDENCIA

NACIONALIDAD POR RESIDENCIA

EL REQUISITO DE LA BUENA CONDUCTA CÍVICA

Audiencia Nacional. Sala de lo Contencioso Administrativo

Sentencia de 28 de octubre de 2020

Recurso N.o  297/2019

Cabe denegar la solicitud de nacionalidad por residencia cuando contra el interesado haya estado incurso en un procedimiento judicial por Violencia Domestica y de género, lesiones y maltrato familiar, aunque en sede penal se haya dictado el sobreseimiento provisional del procedimiento. A juicio de la Sala, el reconocimiento de la  nacionalidad por residencia  envuelve aspectos que trascienden los de orden penal y ha de ser valorada atendiendo a la conducta del solicitante durante un largo período de tiempo y permanencia en España y no puede identificarse sin más con la ausencia de antecedentes penales o policiales. Los antecedentes policiales y penales, con independencia de su cancelación, pueden ser un indicador cualificado de la conducta de un ciudadano,  aunque por si solos, no puede ser un obstáculo para la concesión de la nacionalidad española. En el presente caso, consta en el expediente de nacionalidad, el procedimiento judicial seguido contra el interesado, por Violencia Domestica y de género, lesiones y maltrato familiar seguido. La parte recurrió contra el retardo en la tramitación de la solicitud de la nacionalidad por vía de la desestimación presunta (silencio administrativo negativo). El hecho de que la Administración, pese al tiempo transcurrido, no haya resuelto la solicitud de nacionalidad formulada no significa que se desaparezcan las obligaciones positivas de prueba que le competen al interesado ya desde el inicio de la solicitud de nacionalidad y que subsisten reforzadas en vía judicial dentro de la carga probatoria de parte aunque se decida recurrir un silencio administrativo y siendo patente que del expediente remitido, en el estado en que se encuentra en el momento en que se decide recurrir, no resultaba debidamente acreditado el requisito de la buena conducta cívica e incluso constaba que se le había requerido aportar la documentación referida a la cancelación de los antecedentes policiales que pese a que fue notificada, no fue atendida. Cuando se recurre por vía del silencio administrativo, la parte interesada tiene la carga de alegar y probar la concurrencia de todos y cada uno de los requisitos que se exigen para la adquisición de la  nacionalidad por residencia. El recurrente debió aportar los informes y documentos que acreditaran la falta de antecedentes judiciales/policiales y cualesquiera otros que pudieran redundar en afirmar su buena conducta cívica incluidos aquellos que evidencien como concluyeron las causas penales derivadas de detenciones policiales.

 

Con los datos suministrados, se puede acceder a la sentencia completa a través del siguiente link:

LEER MAS

Back To Top
Close search
Search